miércoles, 2 de noviembre de 2011

“Ojalá”, una canción de campaña



A una plataforma compuesta por artistas y personalidades de la Cultura de la izquierda española no se le ocurre otra cosa que tomar como emblema el título de una canción de Silvio Rodríguez, pero no solo eso, sino también letra y música.
Es la respuesta desesperada y, en apariencia, “blanca”, frente a unas elecciones presidenciales adelantadas producto de la mala gestión del actual gobierno del llamado Partido Socialista Obrero Español (PSOE). “Ojalá” es el nombre de la campaña, con grafismo en blanco y rojo, colores corporativos del que, según encuestas, será el partido perdedor el próximo día 20.
Recurrir al cantor por excelencia de la mal denominada Revolución Cubana es un error táctico que podría costar muy caro. El castrismo no solo se ha desacreditado ampliamente en estos últimos tiempos con represiones constantes a las Damas de Blanco y a opositores políticos y pacíficos, sino el nombre de Silvio ha sonado mal en un debate abierto entre este cantautor y su homólogo Pablo Milanés, en el que Rodríguez mantuvo una actitud de clara afiliación a la dictadura.
Parece ser que, debido a su edad, a estas alturas, y a diferencia de Pablo, el creador de "Unicornio" no reconocerá la constante violación a los derechos humanos en la isla, la perpetuidad en el poder de una cúpula ya octogenaria, la falta de democracia y la ausencia de unas elecciones presidenciales allí, en las que se decida otro destino para el país. Por conveniencia, obcecación o cinismo, Silvio Rodríguez continúa defendiendo lo indefendible, en pleno siglo XXI y en plena desclasificación de archivos de la antigua Europa socialista y totalitaria.
Los artistas deberían saber que los cantores que defienden dictaduras son el peor ejemplo para una campaña política. Si por alguna razón el tiempo o la vida no alcanza para juzgarlos ante un tribunal, al menos deberíamos olvidar a estos juglares épicos que confundieron –con toda intención- la lucha frente al imperialismo con una retahíla de barbaridades políticas y económicas.
Si bien la democracia vigente en territorio español permite estos dislates -que a muchos cubanos nos duele tanto-, la propia libertad en el sufragio venidero pasará cuentas al PSOE. Ya se sabe, por adelantado, que habrá un voto de castigo por malas gestiones frente a la crisis económica mundial, aun cuando este partido haya sido capaz de legislar derechos esenciales para minorías o para grupos sociales.
El panorama político español es bastante desalentador desde hace unos cuantos años, pero al menos existe una alternancia entre dos partidos que obliga, a ambos, a “ponerse las pilas” y estar a tono con los nuevos tiempos.

En la imagen superior, un grupo de artistas, científicos y comunicadores apoyan al candidato por el PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba, actual vicepresidente español. La versión del tema “Ojalá” mostrada hoy en agasajo a Rubalcaba estuvo a cargo del productor musical Alejo Stivel.

2 comentarios:

Wichy dijo...

Pero no te extrañes, de hecho es literal esa intención de decir "Ojalá", que no deja más que un deseo sin muchas posibilidades de cumplirse. No es un "Así será", sino más bien un "que bonito sería que pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora, un disparo de nieve..."
Ya estas izquierdas con resaca (empezando por la falsa izquierda castrista) no pueden prometer nada, sólo rezar y entregarse a la fe, a falta de algo mejor.

Jorge Ignacio dijo...

Sí, es literal ("ojalá las encuentas se equivoquen", dicen), pero lo que es contraproducente hacer una referencia a Cuba en una campaña presidencial. Me dan asquito estos "progres" que no son más que una partida de oportunistas.