miércoles, 10 de marzo de 2010

Fidel Castro, el cruel estratega



Es fácil responder a la pregunta de por qué nadie se enteró cuando murieron en huelga de hambre decenas de prisioneros políticos en las cárceles cubanas, a lo largo de estos cincuenta años y, sin embargo, todo el mundo supo ahora del deceso de Orlando Zapata Tamayo por la misma causa.
Todo lo que estamos viendo con asombro en estos días es una estrategia mediática de uno de los hombres más crueles en la historia de la humanidad. Ahora sí que no hay que dudar de que Fidel Castro esté vivo. Él sigue elaborando planes de apuntalamiento de su régimen desde una tranquila casa con piscina situada al oeste de La Habana.
Incluso me atrevo a asegurar que se ha aprovechado de internet, ese Talón de Aquiles tan poderoso que pensamos es ya definitivo para desenmascararlo más temprano que tarde. Porque en internet está todo, a diferencia de otras épocas en las que había que tomarse el trabajo de buscar datos en hemerotecas de todo el mundo.
El resultado de su estrategia, triste, muy triste, es un exilio halándose los pelos y ofendiéndose entre sí; incluso, una parte de los combativos bloggers anticastristas insultando duramente a un opositor que se encuentra en huelga de hambre en la isla, a Guillermo Fariñas. Ver para creer.
Por otro lado, un presidente brasileño de profesión sindicalista apoyando al dictador cubano. Un cantante español de éxito, que ha sido precisamente acorralado en La Habana, comparando, inteligentemente, las censuras locales de unas fotos ahora en Valencia con la censura estatal de Fidel Castro. Hablo de Miguel Bosé, socialista -¡así cualquiera es comunista!, diría un amigo mío- con todas las garantías constitucionales a su favor; dígase libertad de movimiento y de palabra. ¡Para qué más!
El periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, gastando papeles en su obstinada tarea de desacreditar con feas frases a los opositores pacíficos. (Me pregunto: ¿hubiera tenido yo valor para redactar una cosa así si me lo hubieran encomendado cuando trabajaba en ese diario?).
Hay que aclarar una, cien, mil veces, que mientras uno está en Cuba no se entera de nada y muchas otras veces no se quiere enterar. Aquello es una maquinaria represiva bien engrasada. No por casualidad lleva medio siglo funcionando. Debe uno distanciarse, exiliarse (con todos las consecuencias de este acto) para conocer más a fondo aquella realidad. Parece una paradoja pero es así.
No me caben dudas de que todo lo que está sucediendo ahora en el panorama cubano (iba a decir panorama político cubano pero me di cuenta de que sería una redundancia) está preparado al dedillo. Como mismo a Fidel Castro le favorecen los gobiernos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), por la flexibilidad y el contubernio históricos entre ambos sistemas, también le perjudican, y mucho, los gobiernos demócratas norteamericanos. Esto parece otra paradoja pero es así.
Fidel Castro vive del llamado Embargo Económico estadounidense; es decir, le conviene para hacerse la víctima. Ahora con Obama en la presidencia, y debido a las loables intenciones de este afroamericano de terminar el diferendo de una vez y por todas, Fidel Castro se ve en el peligro de que se deconstruya su plataforma de poder y por eso tiene necesidad de fabricar crisis internacionales que, digamos, molesten profundamente a la administración “del norte” (para decirlo con sus palabras ofensivas cuando se refiere a un enemigo brutal del norte o algo parecido).
Castro se ha dado cuenta de que tiene que aprovechar el tiempo, tirando de la combinación PSOE/Gobierno Bolivariano. Ya lo decía arriba, que es una triste realidad a estas alturas de la democracia española encontrar voces tambaleantes, como la de Bosé, que no hacen otra cosa que ofrecerle un poco de combustible al dictador en esta nueva maniobra de aprovechar el impulso cívico de unos huelguistas de hambre y sed.
Ya respondí a la pregunta inicial y ahora me cuestiono qué ganan con esto Miguel Bosé y Luiz Inácio Lula da Silva si, a todas luces, lo que quiere el octogenario y cruel Fidel Castro es morir con las botas puestas y que los demás se jodan.

Foto del autor. Un destructor de la marina de guerra cubana entra en el puerto comercial habanero. La vieja imagen de la guerra que nunca sucedió.

8 comentarios:

Josan Caballero dijo...

Jorge, no sé si te acuerdas de mí en Cuba, pero también publiqué muchos artículos en Granma Cultural, a pesar de que dirigía la Teatrova, con Augusto y María Eugenia, por eso, nadie como nosotros para conocer los mecanismos siniestros del sistema, el deus ex machine insular, para restaurar, según el Coma Andante, la verdadera diké o justicia del Duce, el duche controversial que siempre ha sido. Es un gran artículo y una excelente explicación de las estrategias truculentas de Fidel, ahora con Raúl al mando, pero mejor, pues él está detrás y delante del poder como un Fouché tropicalizado, pasado por agua de mar y sangre cubana. Saludos por tu magnífico texto, Josán Caballero.

Jorge Ignacio dijo...

Saludos, Josán. Un abrazo y sí me acuerdo de los magníficos tiempos de la Teatrova. Tengo un gran recuerdo de Augusto Blanca en un viaje a Cádiz. Un abrazo fuerte y gracias por esta visita al blog. Suerte.

Michael H. Miranda dijo...

Jorge, de vez en cuando me llego a tu blog, que me parece excelente. Leía tus críticas de teatro y otras artes allá, en aquel diario innombrable, y ahora te leo también cuando ambos estamos fuera de la Isla. Me alegra encontrar colegas que rehacen (o tratan de rehacer, como es mi caso) su vida profesional en el exilio, aunque sea a través de un blog. Un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

¡Vuelves a ofender sin argumentos!
Seguro que si estuvieras en Granma todavia, escribías a favor del regimen...
Desde lejos es muy facil bla, bla, bla...pero de cerca hubiera querido verte...

Jorge Ignacio dijo...

Vale. Estaba esperando este comentario anónimo. Si estuviera en Granma, las posibilidades de que me encargaran un texto para desacreditar a un opositor pacífico hubieran sido escasas, porque para eso había, hay y siempre habrá gente especializada en ese periódico. Estoy obligado a decirte, anónimo, que yo no era uno de los especilistas. Pero, en el supuesto caso, me hubiera negado a escribirlo -no te niego que posiblemente con argumentos esquivos- pero me hubiera negado, como me negué, estando en Granma, a ser militante del partido único.
Otra cosa: ¿a quién ofendo en mi post?

Jorge Ignacio dijo...

Michael, perdón por no saludarte antes. lo bueno que tiene la democracia es que cualquiera se puede abrir un blog o un espacio equis para compartir, y decir las cosas que siente verdaderamente. No importa la notoriedad. La libertad de expresión vale mucho más que cualquier cosa. Un saludo from Barcelona to Houston. Seguiremos en contacto y ojalá nos podamos encontrar pronto face to face.

Sol Mayor dijo...

me parece excelnete tu articulo o como se llame o como se llame esto que has escrito. no has ofendido a nadie... al contrario, le has dado forma exacta a lo que sentimos un montón de cubanos que salimos y vemos "todo" ahora más claro.
desprecio profundamente a los anónimos que agreden y cuestionan sin ni siquiera dar la cara.
gracias jorge por escribir por muchos.

Jorge Ignacio dijo...

Sol Mayor: mis saludos sinceros para ti y gracias por visitar mi blog. Ya veo que estuviste por otros post. un abrazo.