jueves, 21 de julio de 2011

¡Bendita Doppler! Magnífica Anita


Crónicas desde Can Ruti (XI)

Los niños nacerán a finales de mes. Tenemos que replantearnos las fechas. Seremos tres leones en casa, equilibrados por el sosegado rigor de María, que es Aries. Las cuentas parecen más claras a partir del resultado de la Ecografía Doppler realizada esta mañana: El pequeño Marc ha engordado 200 gramos, de manera que sus esperanzas de madurar dentro del vientre materno crecen, junto con las esperanzas nuestras.
Paradójicamente, Marc multiplica sus esfuerzos en salir de su bolsa amniótica. Está colocado en el mismo lugar desde hace días: De cabeza, en el bajo vientre, en el umbral de esa puerta que su mamá mantiene cerrada, porque María no dilata. El seguimiento de un embarazo gemelar, hoy en día, con todas las técnicas modernas aplicadas, con el desafío de los médicos con tal de aguantar todo lo que se pueda, parece un filme de ficción, un thriller. Suspense, capítulo a capítulo, trabajada la dramaturgia para que los personajes maticen sus expresiones; un encabezamiento, un nudo, un desenlace que está por ver, sin descuidar los momentos de giro -¡aquellos picos en los diagramas del monitor cuando hay contracciones!- que garantizan el entretenimiento.
¡Cuántas veces hemos bajado a Urgencias y cuántas estuvo avisado el pediatra de guardia!
La Ecografía Doppler dice que el riego sanguíneo en la placenta y cordón de Marc suministran nutrientes, pocos, pero, según nos dieron a entender, vale la pena esperar. El pequeño ha alcanzado los 1.400 kilos.
Lucía tiene unos mofletes asombrosos. Pesa 2 kilos. Todavía no se sabe bien por qué tanta diferencia entre ellos. Lo que sí está claro –nos dijo La Rusa a las nueve de la mañana en la sala oscura de Can Ruti- es que la niña, desde el principio, se posicionó mejor. Esto quiere decir que, aunque existan dos placentas, dos bolsas amnióticas, dos cordones umbilicales, hay una zona uterina de mejor absorción. ¡Y ahí se afincó ella!
La Rusa es una dulce mujer de Europa del Este. Se llama Anita. Todavía no sabemos exactamente dónde ubicarla, si en el paraninfo de las diosas de la fertilidad o simplemente en la cola del pan, como diría alguien poéticamente para resaltar la sencillez. Su mirada –lo habíamos dicho antes- es un magnífico desayuno para remontar días y horas.
¡Ah, esas manecillas del reloj!
Puestos a esperar hasta las 36 semanas –estamos en la 32 cumplida-, Anita nos hizo un regalo: Los rostros de Marc y Lucía en tercera dimensión, ya crecidos, con sus rasgos personales, con su diferencia de volumen que será el hándicap prematuro, pero, como se ha podido demostrar a lo largo de la vida, estos arranques no tienen por qué ser definitivos.
María está feliz. Adolorida pero feliz.
Es una mujer fuerte y a la vez pequeña de estatura. María es un molino de energías capaz de reinventarse en los desayunos, capaz de perder fuerzas, de regular aspavientos y luego transferir vitalidad, en pos de mí, de los niños, en fin, de todo esto que estamos contando hace casi un mes. María es un grano de maíz donde cabe toda la gloria del mundo, como diría el poeta.

(Continuará...)

Foto del autor
Un plano robado. Dos comadronas de Planta en pleno monitoreo materno/fetal. Las unidades de atención al paciente en Can Ruti están reivindicativas, pegan carteles en los ascensores, pero no abandonan jamás el magnífico cuidado al paciente. Hay recortes de personal en Sanidad. Una medida del nuevo Govern de Catalunya pretende así sanear las finanzas. Esto no quiere decir que decaiga el estándar de calidad en la Seguridad Social autonómica, sino que, con menos, se mantiene.

Nota: En la próxima crónica publicaremos las fotos en tercera dimensión de Marc y Lucía.

Menú de María rico en fibras
GI 19A (CR) GINE

Paella verdures
Rodó de vadella
Pante integral envasat
Fruita
21/07/2011 Comida

4 comentarios:

Charlene Dilla dijo...

Qué buena noticia, Jorge! Seguimos con las coincidencias, que los míos son virgos también, del 7 de septiembre.
No sé si sabrás, yo me enteré a raíz de que nacieron mis hijos, que en la religión afrocubana los jimaguas son los ibeyis y hacen puras cosas lindas y tienen mucha, mucha suerte. Nada, dejándote un poquito de folclor de la tierra y un abrazo grande para ustedes y los chiquitines.

Jorge Ignacio dijo...

Sí los Ibeyis, son muy traviesos,claro que los conozco. Hay una obra de teatro estupenda que llama "Los Ibeyis y el Diablo", que vi en Matanzas por Teatro de las Estaciones. ahora me haces recordar a Rubén Darío Salazar, excelente actor y director de escena a quien quisiera tener cerca para el crecimiento de mis mellizos. De alguna manera lo tendré. En el recuerdo siempre. Un abrazo, Charlene.

Anónimo dijo...

Lo dicho y sé q me entienden: María es una TORA!! Cuando vuelvas a ver a la rusa, sólo has de decirle: Spasiva van balchoi, Anushka!!! Les quiero. La Faby.

Guillermo Bernal dijo...

Ya leo que Marc y Lucía andan bien y que su mamita se ha crecido extraordinariamente. Los felicito y queda poco, muy poco.