domingo, 10 de julio de 2011

Las correas


Crónicas desde Can Ruti (V)

Por las mañanas, después del desayuno, llega Ana con el aire fresco todavía pintado en sus ojos. Sonrisa contenida, toda profesional, aunque con deseos de abrazar a María, que la espera. No ocurre el abrazo, está dando vueltas en la atmósfera de la habitación.
Ana es la mujer de las correas.
Nunca me gustó ese sustantivo. Me remite a cierta presión en la cabeza. No puedo evitar la imagen de alguien sujetado con bandas de cuero o de caprón, alguien con un ataque psicótico amarrado a una cama.
Aquí sucede todo lo contrario. Ese alguien es una embarazada que resiste el devenir del tiempo para que su gestación llegue a término, a las 32 semanas como mínimo. Las correas que pone Ana son cintas de gasa alrededor de su vientre, pero son suaves amarres de unos sensores imprescindibles para monitorear a los niños. La foto no he querido compartirla. Es demasiado íntima. La entrega con que Ana realiza su trabajo y el amor con que María la espera son más de palabras escritas, o pensadas.
Sin embargo, todo el mundo, en Can Ruti, conoce lo que son las correas.
Hasta aquí ha llegado la escasa poesía de la vida diaria, el sentido práctico de la expresión oral.”Las Correas” no es más que el alargamiento de una lista desagradable de términos al uso en esta España tan diferente a como la concebimos desde las Américas.
Tripa por Barriga; Culo por Glúteos; Correas por Sensores.
Contrasta la dureza del lenguaje con la amabilidad de los hechos.
Por la tarde, nos llegó una sorpresa.
Ayer fue un día sin contracciones; de resistencia, como los otros, aunque había algo en el ambiente que reforzaba las relaciones interpersonales. Había, estaba, eso que llaman Feeling.
Ah, qué bonita palabra. También se autoriza en castellano: Filin.
Susana y Martín lo trajeron. Son una pareja de amigos que también esperan un hijo. Ellos nos confeccionaron un par de jirafas de tela, mellizos, de ambos sexos, como los niños que esperamos. La artesanía, pues, se instaló en nuestra habitación. La hechura sencilla y a la vez profunda, perfectas puntadas y perfecto simbolismo para una mujer y un hombre que cuentan los días en un hospital materno. El amor hacia las personas se escapa de su caja de guardar, se escapaba con las miradas. Susana y Martín nos preguntaron por el control médico de esa mañana y fui incapaz de mencionar la palabra Correas. Aunque confieso que, a priori, me pasó por la mente. Pero hice un esfuerzo. Siempre veo bien que se haga un esfuerzo.

(Continuará…)

Menú del día seleccionado por María
(la comanda viene en catalán)
GI 19A (CR) GINE
BÀSICA
Canelons de carn
Llibrets de llom amb patates fregides
Panet 50gr envasat
Pastisset
10/07/2011 Comida

2 comentarios:

Carlos S. Durán Migliardi dijo...

ja, me encantaron las jirafas.

Charlene Dilla dijo...

el comentario me salió a nombre de mi esposo, que no cerró su cuenta de google.