jueves, 30 de julio de 2009

El tiempo es una máquina inexacta



La primera cuenta verdaderamente seria que saqué con respecto a mi edad tuvo lugar hace nueve años, en el 2000, cifra redonda que marcaba el principio y final de muchas cosas. Entonces, un día como hoy, cumplía 35 años.
Para mí, obviamente, aquella era una cifra gigante.
Un año después, no obstante, fue que comenzó todo.
Al emigrar uno emprende una nueva vida – de ahí el nombre de este blog-, y ahora no sé si ponerme a contar con seriedad mis julios a partir de la llegada a Barcelona. Esta mañana me desperté con esa duda.
Total, hay cinco años por ahí sueltos en los que no aparecí en ningún papel de esta ciudad ni de este mundo, ya que Cuba me borró automáticamente de su lista de ciudadanos naturales –para lo que le conviene al gobierno, claro-, y España entonces no me reconoció en el lapso de un quinquenio.
Ese quinquenio no tan gris como pudo haber sido –la novedad se ocupó de darme cobijo-, parece ser que no estuve en este planeta; sin embargo, fue el tiempo en el que más aprendí de la vida. Debo confesar que, aún siendo consciente del limbo legal en el que me encontraba, el sentido de libertad extraordinario, inédito en los días de mi vida, me ocupaba más la mente.
¡Vaya paradoja!
De esta manera, y ante declaración jurada, expresada por escrito, resto cinco años a conveniencia. Si hoy, al levantarme con un beso de mi mujer, me cantaron 44 julios, y, entusiasmado, le pedí a ella que me retratara en la parada del bus, al final de la jornada puede que me meta en la cama con 39.
Quiero agradecer a todos mis amigos las felicitaciones y la complicidad de esta acta innotarial. Y a los lectores, en general, la gentileza de permitirme utilizar en mi cumpleaños este espacio del blog para mí.
Gracias a todos y feliz verano.


El autor.

5 comentarios:

Ignacio Pastor dijo...

Muy buen post Jorge. Siempre pense que el minutero perseguia toda la vida al horario, para pasar por su lado y luego despedirse rápido... Yo nunca entendi su intencion.

Feliz cumpleaños!

Kerala dijo...

J.I sorpresa grata el saberte cumpleañero y de marcha atrás. Dicen los viejos que la edad es un estado de ánimo, eso es importante. Yo que los he visto de más de ochenta como de sesenta, vale que lo esgrimas en tu interior, además si no te falta amor y buena cama, seguro que muchos años buenos por venir. Te abrazo

Jorge Ignacio dijo...

jajaja, Kerala, la buena cama es un remedio de antaño. Eso es como una lotería y te aseguro que he tenido suerte. ¿Te acuerdas de la mala hoja, el opuesto de la buena cama?Un abrazo.Estás invitada a mi fiesta que se celebrará mañana sábado en la playa. Un beso.

Kerala dijo...

Nos vemos en la playa, aunque sólo sea una visita virtual. Tendré una saya azul de siete velos en la cintura...nos vemos por allá. Mereces fiesta grande, estás hecho de palabras y buen silencio hablador el del mar.

Anónimo dijo...

Llego tarde pero de todos modos:Felicidades Jorge.Yo hece mas de 4 y menos de 5 años que cruce la barrera de los 40 y de verdad que la cuarta decada tiene su encanto.
Al final ,las canas y la clavicie terminan seduciendo....y mucho!
Felicidades,
ROBERTO: